• Asociación Ambiente Sur

Para mirar con atención: especies comunes en Río Gallegos

La ciudad de Río Gallegos cuenta dentro de su ejido con áreas protegidas, humedales que forman parte del Sistema de Reservas Naturales Urbanas de la ciudad. La protección de estos sitios que conservan fauna y flora originarias de la ecoregión no solo asegura la conservación de especies de aves seriamente amenazadas sino también la salud integral del ecosistema, del que forman parte otras especies de aves consideradas “comunes” y a las que nos queremos referir hoy.

La Loica Común (Sturnella Loica) es una de las especies más conocidas debido al notable color rojo de su pecho. Se la encuentra en toda la Patagonia, desde Tierra del Fuego hasta el centro del país y en el noroeste de Jujuy. Mide 22 cm y la hembra se diferencia del macho por tener más pequeña y más pálida la mancha roja del pecho.

Esta especie vive generalmente en pareja o en grupos familiares. Durante el invierno, se congregan en bandadas. Su canto es poco variado pero muy agradable y suelen realizarlo a dúo.


Se alimenta de insectos, frutos, semillas, brotes de plantas y crustáceos terrestres, como bichos bolita. Habita en pastizales y estepas y construye un nido en forma de taza escondido en la base de una mata de pasto. Ponen de 3 a 4 huevos color café rosado con muchas manchas negras, pardas y ocres.


Si bien hasta el momento no se han estudiado sus tendencias poblacionales, se cree que no estaría disminuyendo. Por ese motivo, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (U.I.C.N.) en el año 2008 categorizó su status de conservación como de “Preocupación Menor”.


De Zorzales y Garzas Brujas



Otra especie muy conocida entre los pobladores locales es el Zorzal Patagónico (Turdus falcklandii). Es un ave que mide cerca de 26 cm. Es común verlo en las zonas de bosques cordilleranos patagónicos, como en las zonas urbanizadas del resto de la Patagonia, tanto en la tierra como en la copa de los árboles. Es amigable y se adapta a gran variedad de ambientes. Su vuelo es corto, rápido y ondulante.



Este Zorzal presenta la cabeza y la cola de color negro. Tiene una figura muy esbelta y refinada, lo que se destaca aún más por el color amarillo anaranjado de sus patas y pico. El pecho y el abdomen son pardo blanquecinos, algo amarillentos.


Se alimenta de lombrices, caracoles y animales de cuerpo blando, por lo que es muy común verlo en planicies con césped corriendo de un lado a otro en busca de ellos. Es interesante ver la destreza con que busca y encuentra las lombrices en la tierra.


La temporada reproductiva se extiende de agosto a diciembre. La hembra arma un nido con pasto y barro, en la copa de los árboles o en arbustos, a unos dos metros de altura o más. Ponen de 2 a 4 huevos por nidada.


En cuanto a su estado de conservación tampoco sus tendencias poblacionales han sido estudiadas pero se considera que, en las condiciones actuales y por su amplia área de distribución, no estaría disminuyendo, por lo que la U.I.C.N. categorizó su status como “Preocupación Menor”.

La Garza Bruja (Nycticorax nycticorax) tiene una amplia distribución geográfica, ya que habita en América, desde Canadá hasta Tierra del Fuego, Europa, Asia y África.


Este ave mide 65 cm de altura y tiene una envergadura alar (la distancia entre la punta de un ala y la otra) entre 105 y 112 cm. Es un ave zancuda que no tiene diferencias entre el macho y la hembra. El ejemplar adulto tiene la cabeza negruzca con azul tornasolado; presenta 2 o 3 plumas blancas que salen desde la cabeza hacia atrás; el dorso es de color negro con brillos tornasolados azul-verdosos; pecho y abdomen son de un grisáceo claro y las alas, de un gris más oscuro; tiene patas amarillas, pico grueso y oscuro y ojos rojos. Los juveniles son de color marrón con líneas longitudinales blancas.

La Garza Bruja tiene hábitos de vida y alimenticios preferentemente nocturnos, por lo que se los puede observar al atardecer y al amanecer. Se alimenta principalmente de peces, sapos, ranas y algún otro habitante del cañadón. Para cazar se mantiene inmóvil en aguas de zonas bajas mirando fijamente hasta descubrir su presa, a la cual clava con su pico y se la come de inmediato.

Esta especie anida en solitario o en colonias, en ramas de árboles, totorales o acantilados y al borde de claros, a unos 50 cm del agua. Hace su nido con palitos secos entrelazados y pone 2 o 3 huevos de tonalidad celeste. Su status de conservación es de “Preocupación menor”.

0 vistas

Send a message

Asociación Ambiente Sur

Carlos Gardel 389

Rio Gallegos,Santa Cruz –

Argentina

Tel: +54  2966 463072 info@ambientesur.org.ar

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • asociacionambientesur
  • White Instagram Icon

AmbienteSur©Copyright 2016.

Todos los derechos reservados.

Diseñado por                    

en la plataforma