• Ambiente Sur

Estuario del río Gallegos: Chorlos y Chorlitos en nuestras costas

El estuario del río Gallegos es un ambiente que alberga a miles de aves playeras, entre ellas, los Chorlos y Playeros. Hoy compartiremos características de los Chorlos que podemos encontrar en el ecosistema del estuario local.


La bióloga Patricia González, de la Fundación Inalafquen con sede en San Antonio Oeste, Río Negro, refiere en su libro “Las Aves Migratorias”: “Lo cierto es que sólo con el comienzo de la utilización de técnicas de captura y anillado de aves silvestres apenas 100 años atrás (Preuss 2001) la humanidad comenzó a descubrir los desplazamientos de numerosas especies de aves. Entre ellas los «teros» y «teritos de mar» también llamados Chorlos (Flia. Charadriidae) y Playeros (Flia. Scolopacidae)(…) Así descubrimos que algunas de estas especies son migratorias de larga distancia. Nidifican en áreas tan lejanas como el Ártico de Norte América durante el verano boreal, migrando hasta sus sitios de estadía austral en el Hemisferio sur –como Tierra del Fuego- para permanecer desde la primavera al verano. Se las conoce como «migrantes neárticas». Otras se reproducen en el sur de la Patagonia durante la primavera y verano austral, para luego migrar al norte hasta sitios como Bahía de San Antonio o llegando incluso a Brasil donde permanecerán durante el invierno. Se las conoce como «migrantes australes» o de la «corriente patagónica»”.

Las diferentes especies de la familia de los Chorlos tienen como características comunes el ser cosmopolitas, frecuentar ambientes acuáticos diversos, tener el pico y la cola cortos y las patas largas, las alas largas y puntiagudas y un aspecto rechoncho; presentan plumajes reproductivos y de reposo sexual; forman bandadas compactas; se alimentan utilizando la vista; tienen un vuelo veloz y las hay migradoras neárticas y patagónicas.



En Argentina encontramos 14 especies de Chorlitos, de los cuales algunos llegan hasta las costas de Río Gallegos. Entre ellas, describiremos, por tratarse de los más conocidos, al Chorlito Ceniciento (Pluvianellus socialis), el “Chorlo Cabezón” (Oreopholus ruficollis) y al Chorlito Doble Collar (Charadrius falklandicus).

Sobre Chorlos y Chorlitos

El Chorlito Ceniciento es una especie de gran interés conservacionista, considerada “rara” debido a que su población global se estima inferior a 1500 individuos. Este ave utiliza la zona del estuario durante el invierno, entre fines de marzo y fines de agosto. Es una especie migratoria patagónica de aspecto muy mimético, aunque una vez localizado, es fácilmente reconocible por sus patas cortas y de color rosa intenso en adultos o amarillo-anaranjadas en inmaduros, semejante a una pequeña paloma. Tiene el dorso y pecho gris ceniciento y partes inferiores blancuzcas, además de un notable iris rojo.



Este Chorlito tiene el hábito de alimentarse caminando en círculos sobre la orilla, usualmente en parejas o grupos familiares. Es muy agresivo durante la época reproductiva y alimenta su cría por regurgitación, un comportamiento inusual entre Chorlos. Entre septiembre y enero nidifica a orillas de pequeñas lagunas de la estepa y generalmente cría con éxito solamente un pichón. Es posible avistarlos en el estuario del río Gallegos, sector río Chico, y en la Reserva Provincial de Aves Migratorias.





Por su parte, el Chorlito Doble Collar es de tamaño pequeño (17-19 cm), tiene el pico negro y corto, patas negras, cara y frente blancas con banda frontal negra que se extiende por detrás de los ojos. El resto de la cabeza y el dorso del cuello son de color canela rojizo. Las demás partes dorsales son de color pardo, con las partes inferiores blancas con dos evidentes bandas pectorales negras. En invierno, el canela rojizo es reemplazado por gris y el negro de las fajas pectorales se torna también grisáceo. En vuelo emite un característico “pit-pit-pit”. Cuando la marea asciende y cubre los sectores donde se alimenta, corretea o descansa en las marismas o pastizales costeros. Nidifica entre septiembre y noviembre a lo largo de la costa y también a orillas de lagunas en la estepa.



El Chorlo Cabezón es una especie sudamericana que se encuentra en la Patagonia y en toda la zona cordillerana argentina. Nidifica en el estuario local y migra en invierno hacia el centro del país. En primavera, es frecuente avistarlo en los pastizales costeros, en inmediaciones de Punta Loyola. Este ave mide 25 cm y su postura erguida lo diferencia de otros Chorlos; posee una cabeza comparativamente grande, con una franja negra que la atraviesa hasta la nuca. Es una excepción dentro del grupo de Chorlos porque su pico es muy delgado a diferencia de la mayoría de ellos.

Send a message

Asociación Ambiente Sur

Carlos Gardel 389

Rio Gallegos,Santa Cruz –

Argentina

Tel: +54  2966 463072 info@ambientesur.org.ar

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • asociacionambientesur
  • White Instagram Icon

AmbienteSur©Copyright 2016.

Todos los derechos reservados.

Diseñado por                    

en la plataforma